noviembre 10, 2018

Cómo agarré el gusto por libros de no-ficción y empecé un club de lectura en mi trabajo (con mi jefe)


Desde el inicio de los siglos, siempre me sentí mucho más atraída a los libros de ficción. Y por "mucho más atraída", me refiero a que en realidad eran los únicos que leía.

La lectura en mi vida siempre ha sido mi escape en momentos de ansiedad, depresión, y esas cosas. Por eso me sentía más cómoda con lecturas que me sacaran de mi día a día, que me transportaran y me dejaran viajar a nuevos mundos. Seguro a más de uno de le ha pasado igual. La vida se vuelve tan catastrófica (en nuestras cabezas) que no aguantamos más y necesitamos un escape.

Y seguí pensando que la ficción era lo único que leería... hasta este año que me vi en la necesidad de crear esta etiqueta en mi cuenta de Goodreads:
Esos 17 libritos son un pequeño paso para la humanidad y un brinco enorme en mis hábitos de lectura.
Estoy completamente de acuerdo con quienes sostienen que leer no nos hace mejores personas y que leer ciertos géneros no nos convierte en nada más que personas que leen. También apoyo todo movimiento lector que nos haga salir de nuestra zona de confort (aceptémoslo, después de un rato de leer lo mismo y lo mismo, se torna medio aburrido el asunto). Con todo eso, para mi siempre ha sido muy importante abrirme y leer lo que sea que pueda leer.

Si bien, antes decía que no me gustaban los libros de no-ficción porque no me llamaban, ahora debo incluirlos en mi dieta lectora porque siento que me hacen falta.

Les cuento cómo sucedió el cambio. Trabajo en una agencia digital (específicamente en el área de marketing digital, aunque hacemos más cosas), donde uno de los valores principales de la empresa es el crecimiento profesional de todos los que prestamos servicio ahí (ah, porque si mi jefe llega a encontrar esto, se encabrona cañón si nos auto-llamamos "empleados"... y un poquito más porque le diga "jefe", pero ese no es el punto).

Para vivir ese valor en el día a día, cada quien tiene la responsabilidad de elegir la forma de estudio que mejor se le facilite (como que algunos aprenden mejor con videos, o cursos, o tutoriales, o leyendo artículos, etcétera). Porque deben saber que el mundo del marketing puede cambiar de un día a otro y salen cosas nuevas en las redes sociales y más estrategias para mejorar las campañas de los clientes y así. Y si quieres ser bueno en tu trabajo, debes estudiar casi como si regresaras a la escuela.
Literal, así nosotros
Yo siempre me iba a leer artículos, a ver videos para completar cursos y obtener certificaciones... hasta que un día mi jefa inmediata en ese entonces nos pidió a una compañera y a mi dar una capacitación al resto del equipo sobre el libro "A veces se gana, a veces se aprende". Y claro que no se pueden dar capacitaciones sobre un tema si no te lees el material. Resulta... que la no-ficción no es tan aburrida como me lo pareció alguna vez.

Por aquel entonces, yo era la líder de un equipo de marketing en la agencia. Y tampoco no puedes ser un buen líder si no te pones a estudiar, a aprender formas de trabajar mejor en equipo, o formas de llamarle la atención a alguien o cómo dar un buen servicio a los clientes y más y más temas. En la agencia, también hay un "temario" de libros que se espera que todos leamos. Claro que yo llevaba más de dos años y no los había leído, hasta ese momento. Todo me empujó poco a poco a caer en este género.
Estos son nuestros libros base para todos en la agencia
Y un libro llevó a otro y a otro y a otro...
Y estos son el resto que llevo hasta ahroa
Creo que el gusto que le agarré a estos libros de no-ficción, liderazgo, cultura organizacional y servicio al cliente tiene que ver 1) con que me encanta mi trabajo, 2) con que siento una responsabilidad con mi equipo (antes como líder y ahora como no-tan-líder-administrativa; ah, porque cambié de puesto en el inter), con mis jefes y con mis clientes, y 3) porque creo firmemente que cada día se aprende algo nuevo que nos ayuda a ser mejores.

Entonces mi noción sobre el género ha cambiado por completo.
Ahora trato de aplicar las cosas que he aprendido de estos libros en mi día a día (no todas, porque no se puede estar de acuerdo con todo). Y el paso más reciente fue que junto a mi jefe (antes mencionado, perdón por llamarte "jefe" de nuevo), creamos un club de lectura dentro de la empresa. Porque a los dos nos encanta leer, porque sabemos que hay más personas a las que les gusta leer y porque nos podemos beneficiar de los puntos de vista de todos.

Tenemos nuestra primera reunión de debate la próxima semana sobre el libro"Powerful" (que está en la lista de arriba) que trata sobre la cultura interna de Netflix. Todo muy ñoño, pero me encanta.

Mi punto con todo esto después de tremenda biblia es una pequeña reflección sobre lo fácil que es encontrar nuevos gustos lectores. ¿Les ha pasado algo así?

Los leo.

1 comentario:

  1. Hola me gusto la entrada, los únicos libros que leo que no son ficción son relacionadas con mi trabajo como son las NIF, NIA y las leyes y reglamentos en materia fiscal y comercial, pero fuera de ello no he intentado leer otros y la idea del club de lectura en tu trabajo es muy buena me encanta y les ayuda a que puedan aprender herramientas para desempeñar mejor su trabajo. Saludos.

    ResponderEliminar

Hola, querido unicornio lector.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz