mayo 11, 2014

El amor incondicional de una madre por su hijo no se borra con los años (Reseña: Philomena)


Philomena - Martin Sixsmith
566 páginas | Suma de letras
★★★★☆
Una historia impactante llena de secretos familiares, amor y pérdida. Cuando la adolescente Philomena Lee se queda embarazada en 1952, la envían al convento de Roscrea, en el condado de Tipperary, para que se hagan cargo de ella al considerarla una mujer de mala vida. Allí cuida de su bebé tres años, hasta que la Iglesia se lo arrebata y lo vende, como a muchos otros, para entregarlo en adopción en Estados Unidos. Aunque la obligan a firmar un documento en el que promete no intentar volver a ver a su hijo nunca más, pasa los siguientes cincuenta años de su vida buscándolo en secreto, sin saber que él también la está buscando desde el otro lado del Atlántico.
Con la misma fuerza narrativa que novelas de la talla de Las cenizas de Ángela o Las hermanas de la Magdalena, Philomena relata la historia real de una madre y su hijo cuyas vidas estuvieron marcadas por la fuerza de la hipocresía a ambos lados del Atlántico y de los secretos que fueron obligados a guardar. Esta conmovedora historia de Martin Sixsmith, en la que se basa la película homónima, es una impactante narración llena de amor y pérdida, desgarradora pero a la vez claramente redentora.
El conocer la historia de vida de otras personas siempre nos ayuda a poner en perspectiva la propia. Este libro me ha puesto a pensar sobre todo el amor que las madres tienen por sus hijos y el dolor y culpa que puede llevar dentro una persona por tantos años.

Un día una mujer se le acerca a un experiodista (Martin Sixsmith) y le pregunta si todavía investiga casos. Lo manda con una amiga suya, quien acaba de descubrir un secreto guardado por más de cincuenta años. Esta esta la historia de Philomena, una chica irlandesa que se vio obligada a renunciar a su hijo, a quien nunca borró de su memoria y espera encontrar algún día.

Eran principios de la década de los cincuenta y en Irlanda prevalecía el poder de la Iglesia sobre el del Estado. Las faltas morales que para la Iglesia eran pecado se castigaban con el rigor gubernamental al que equivalían, excepto que no era el gobierno quien aplicaba los castigos, sino la propia Iglesia. Así encontramos a Philomena, una muchacha embarazada y soltera. El hecho de que no esté casada es lo que hace que todos piensen en su embarazo como una aberración, por lo que su familia decide llevarla a un convento donde las monjas se hagan cargo de ella, el parto y el bebé.

El punto fuerte en esta historia es que dicho convento formaba parte de una red de tráfico de bebés. Así como se lee; y Philomena no sería la primera ni la última en pasar por sus puertas. Una vez que las muchachas entraban, sólo había dos formas de salir, ambas después de que tuvieran a sus bebés: pagando una cuota de cien libras como "agradecimiento" a las monjas por alojarlas y los gastos del parto, o trabajando en el convento (como lavanderas o en la cocina) por tres años hasta pagar su deuda. Claro, todo bajo la condición de firmar una carta donde renunciaban "voluntariamente" a sus hijos y a buscarlos en un futuroAdivina, adivinador, ¿para qué creen que eran esas cartas? Pues, con ellas las monjas se aseguraban con los niños para después venderlos a parejas de estadounidenses católicos (en su mayoría) que quisieran adoptar. Así es, ¡los vendían! Esta es la parte que hacía que me trepara en el enojo, ¿cómo es que un ser humano puede tratar a otro como vil mercancía? Y monjas, no menos.

Después de que obligan a Philomena a firmar la carta donde renuncia a su hijo llega una mujer al convento buscando adoptar. Para su mala suerte, esta mujer decide llevarse a su hijo Anthony, junto con otra pequeña, Mary, a Estados Unidos. Madre e hijo se separan, atravesados por todo lo ancho del océano. A partir de aquí nos cuenta cronológicamente la vida de Anthony en su nuevo hogar: sus aventuras, miedos, frustraciones, secretos, anhelos y compañía.

Como ya he comentado con anterioridad, cuando la película basada en esta historia fue nominada a los premios de la Academia, corrí a verla. En ella relatan la búsqueda incansable que realizan Philomena y Martin para dar de nuevo con Anthony, cincuenta años después de haberse separado. La película es un río de emociones; te hace reír, llorar, te provoca impotencia, es una joya (y ni hablar de la gran actriz Judi Dench). Al comenzar con mi lectura, creí que conocería más a fondo a Philomena (venga, el libro lleva su nombre) y su historia. Cuál va siendo mi sorpresa; al contrario de la película, en el libro no vemos a Philomena excepto al principio y al final, la historia que cuenta es la vida de Anthony en Estados Unidos después de ser adoptado. Genera ligera confusión dado el título, pero cuando me puse a investigar, resulta que el título original es The Lost Child of Philomena Lee [El hijo perdido de Philomena Lee]. Lo cual explica porqué el cambio de punto de vista. Les recomiendo primero leer el libro y luego correr por la película, se complementan de una manera increíble.

El ritmo de la narrativa y su diseño no permite que puedas hacer el libro a un lado. Es entretenido y detallista pero jamás morboso. El único pero que le pongo es que hay un momento en la vida de Anthony que revuela demasiado alrededor de la política. Me sentí como en las clases de la secundaria aprendiendo un poco de la historia de Estados Unidos, aunque eso no demerita ni un poco de la increíble historia que nos presenta Sixsmith. Un toque genial que tiene esta edición es que cuenta con algunas de las fotografías que se recuperaron durante la investigación.

Philomena nos comparte la vida de una madre y un hijo que, aunque separados, nunca dejan de pensar en el otro. Una conmovedora historia para reflexionar sobre los límites de la voluntad humana y el amor incondicional. Fenomenal lectura. Punto y aparte, mi mamá me quitó el libro en cuanto lo terminé. ¿Quién más se anima a leerlo?

¡Muchas gracias a Suma de letras por el ejemplar!
Goodreads | Book Depository

4 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^

    Pues lo cierto es que leyendo la sinopsis no entran muchas ganas de leerlo, aunque eso cambia al leer tu reseña :)
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí te animes a hacerlo porque es una historia increíble. Me sorprenden más aún cuando, como en este caso, se trata de historias verdaderas.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola
    Me ha encantado tu reseña y el libro ya me cosquillean las manos por poder conseguirlo, suena a una novela increible, la buscare por donde sea, un besote

    ResponderEliminar
  3. El libro no me convencía del todo, iba a pasar directamente a ver la película, pero por lo que leo es un gran complemento. Tendré que animarme con ellos, ya que la historia de cierta manera llama mi atención.
    Gracias por la reseña veci n_n.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Hola, querido unicornio lector.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz