agosto 29, 2013

A veces la vida te da limones...

¡Hola, chicos!

Antes de que otra cosa suceda, una disculpa enorme por la ausencia sin aviso.

Creo que lo mencioné (o no, no estoy segura), pero el jueves pasado fue mi cumpleaños. Siempre hago todo un drama desde un par de días antes, quejándome sobre lo poco que me gusta cumplir años y las pocas ganas que tengo de ingresar a "ese mundo adulto". Esta ocasión fue diferente a las demás (aunque creo que las hormonas tuvieron algo que ver. O los nargles, que al cabo es lo mismo).
Mi cumpleaños pasó sin pena ni gloria. Me gusta celebrarlo, porque me permite estar rodeada de esas personas especiales en mi vida, pero siempre termino con una clase de resaca emocional. Desgastada y sin ánimos para nada.

Esta vez no fue excepción. Aunque nunca había pasado por una crisis existencial tan fuerte y una depresión post-cumpleaños tan profunda. No están para saberlo, ni yo para contarlo así que lo dejamos como está.

Me pegaron en especial los últimos libros que he leído, como Paper Towns (que fue el último post antes de mi desaparición) y An Abundance of Katherines (ese John Green tiene algo...); y el significado de lo que representa estar vivo, dejar una marca en el mundo y ser alguien importante (pero no en el sentido que nos enseñaron nuestros abuelos donde debes ser exitoso y acaudalado para valer algo).


¿Será que realmente estamos haciendo lo que nos gusta y apaciona o solamente seguimos la corriente? ¿Me despediré de esta vida sabiendo que provoqué un cambio (por más minúsculo que fuera) en el mundo o en alguna persona?


Anduve muy filosófica la última semana. Lo que me arrastró a una espiral interminable de llanto, depresión y pocas ganas de leer. e.e Nada bonito. 


EN FIN. Así estuvieron las cosas. Hoy pasó una semana desde que entre acá y me dije a mi misma que no era posible que siguiera con esto, por eso hoy vengo con una disculpa y todas las ganas para seguir en esta aventura (¡ni crean que se van a salvar de mi tan fácil!). Me verán regularmene por acá, como era costumbre. :)


Y prepárense porque tengo un par de sorpresas preparadas bajo la manga.


En otras noticias, debido al poco y mal humor que traigo, he dejado a un lado el desafío de Lo que el viento se llevó. Un libro demasiado largo para mi humor actual, jojo. Quizás después lo retome y lea completo (prometo que sucederá antes de año nuevo).


¡Cuídense mucho y no olviden sonreír, porque si la vida nos da limones, HAY QUE HACER LIMONADA!

0 patronus conjurados:

Publicar un comentario

Hola, querido unicornio lector.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz