septiembre 11, 2017

Suspiros provenzales (Reseña: Palabras que nunca te dije)


Palabras que nunca te dije | Maria Martínez
444 páginas - Titania
★★★☆
Sara está a punto de cumplir los treinta y ya ha perdido la esperanza y la ilusión en un matrimonio que va a la deriva. Ha pasado demasiado tiempo ignorando su vida y sabe que no es feliz. Ya no existe la chica que perseguía sus sueños y en su lugar hay una mujer a la que apenas logra comprender. Lo que Sara no sabe es que un suceso inesperado sacudirá su pequeño mundo por completo.
Cuando Christina, su mejor amiga, le pida que viaje hasta un tranquilo pueblo de La Provenza para hacerse cargo de las reformas de un bonito Château que pretende convertir en un hotel. Han pasado siete meses desde que los demonios de Jayden lo llevaron hasta Tullia y aún no ha conseguido enfrentarse a ellos. Mientras trata de recomponer su presente y asumir un doloroso pasado, se gana la vida haciendo chapuzas para los vecinos del pueblo. Amable, divertido, y con una personalidad encantadora, se ha convertido en ese amigo al que todos recurren para solucionar sus problemas.
Una casualidad, o puede que el destino, une las vidas de Sara y Jayden. Dos almas rotas que, sin darse cuenta, empiezan a necesitarse para sobrevivir. Comienza el verano y, entre campos de lavanda, estrellas fugaces y luciérnagas, ambos descubrirán que, quizá, merezcan una segunda oportunidad.

Hace poco me preguntó un chico en Tinder qué pienso sobre el romance.

Pienso que debe ser un sentimiento que fluya de forma natural entre dos personas. Contradictorio a veces con el uso de Tinder. Pienso que se trata de un reto difícil, en el que ambas partes deben poner de sí mismos para mantenerlo siempre latente. Pienso que lo peor que le puede pasar es forzarlo. Pienso que dos personas que ya no lo sienten no deben de estar juntas.

Nuestra protagonista, Sara, lleva tiempo en una relación sin romance, sin amor. Se casó con su esposo cuando era muy joven y quizás por las razones equivocadas. Con todo y eso, siguen juntos, con un pequeño y viviendo el amor al día. Pero su rutina es peor que eso. Ella se siente sola incluso estando acompañada de su marido. Él solo se fija en ella cuando le faltan camisas planchadas. ¿Ya ven por dónde va el asunto?

Total, que un día su amiga Christina le pide ayuda para supervisar la remodelación de un château en La Provenza. Sara se hace un poco del rogar, pero finalmente accede luego de que su hermano se lo pidiera y su hijo le asegurara que estaría bien. Y allá va ella; un poco insegura porque no se cree capaz de terminar el proyecto de remodelación para su amiga, y con serias dudas sobre su matrimonio. Imaginen que le avisa al marido que se va y él apenas se dio por enterado.

Pienso que está lleno de misterios, de secretos. Que eso te permite conocer poco a poco a la otra persona. Pienso que está lleno de dudas, de cuestionamientos, de interrogaciones, de preguntas.

Jayden ha llegado, por cuestiones del destino, ya saben, al mismo pueblo donde se encuentra el château que está supervisando Sara. Ah, las casualidades. Él trae una carga emocional muy pesada y está en ese pequeño pueblo de La Provenza para compensar los errores de su pasado. O lo que él cree que son sus errores.

Pienso que el romance es espontáneo. Sabes que conectas con otra persona desde el inicio o no. Pienso que es divertido, que está lleno de frases cursis y paseos sin rumbo. Pienso que está lleno de emociones; de llanto, de alegría, de pasión, de euforia, de ternura, de timidez.

Inevitablemente, nuestros protagonistas se conocen durante un momento casual, sin planear, digno de telenovela. Poco a poco uno ayudará al otro a darse cuenta de que la vida y el "romance" en el que viven tiene mucho por ofrecerles aún.

Ha sido una lectura muy entretenida y sin duda una de las que más me han gustado últimamente. Le agradezco a la autora el pintarnos ese bonito pueblo a la mitad de La Provenza con algunas pocas descripciones, pero que te dejan imaginarte el ambiente como para sentir que vives la historia de Sara y Jayden junto a ellos.

Mi única pega ha sido Jayden. Y es más como... algo confuso con lo que no me siento cómoda. No es que no me guste el personaje. Creo que si me topara de nuevo con ese chico de Tinder, le respondería que mis pensamientos sobre el romance son todas aquellas cosas que Jayden le ofrece a Sara: la espontaneidad, la aventura, el cariño. Mi problema con este hombre es más un problema con la autora. Pero ni es problema, solo es un caldo mal hecho. Me ha pintado a Jayden como el ser humano más inalcanzable en la historia. ¿Que trabaje como SEAL y tenga cuerpazo? Listo. ¿Increíble para arreglar cosas? Listo. ¿Pinta de chico malo? Listo. ¿Excelente cocinero? Listo. ¿El vecino amistoso que repara cosas ajenas a abuelitas en apuros? Listo. Estoy pensando seriamente en qué le faltó, pero es más como que le sobra mucho.

A pesar de eso, me ha divertido mucho la historia. Sin complicaciones, súper predecible, pero con una pluma encantadora que te mantiene pegado de inicio a fin. Si buscan algo romántico, tranquilo, entretenido y para soltar suspiros, este es su libro.

Muchas gracias a Ediciones Urano por el ejemplar.

0 patronus conjurados:

Publicar un comentario

Hola, querido unicornio viajero entre mundos.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz