marzo 16, 2015

Vida de bloguero: La vida de adulto responsable es más fuerte que yo


Hay ocasiones en las que me sale un complejo de Peter Pan, donde quiero aventar todo a una caja y mandar esa caja a Timbuktú para que me dejen vivir mi vida en paz haciendo lo que más me gusta y no crecer nunca más. Lástima que la vida no se trate de hacer lo que te gusta, sino de hacer aquello que te da dinero para vivir, y para eso tenemos que crecer. Ya que si encuentras el equilibrio entre las dos cosas, felicidades. Enserio, te voy a enviar una caja de galletas y una botella de champán para celebrar, porque ese secreto aún no lo descubro (y mira que ganas no me faltan).
Ya lo he repetido hasta el cansancio y aquí vengo de nuevo: cuando comienzas un proyecto como este no sabes en qué te estás metiendo. Simplemente sigues la fuerza de la adrenalina que corre por tu cuerpo y te dejas llevar por la corriente. Luego te das cuenta de todo el trabajo que implica, el tiempo que hay que dedicarle y la originalidad que demanda. Ya lo aprendí. Por las buenas, y por las malas. 
Quizás el título de esta entrada parezca una queja más ante el monstruo en el que se convierte un blog. Pero más que una queja, es un jalón de orejas para mí misma. Un jalón de orejas y una cachetada para siempre tener en cuenta que por más que te rebase la vida y parezca que no tienes tiempo ni de dormir, si de verdad amas lo que haces, encontrarás el tiempo para hacerlo.

Me he tomado un mes sabático del que me arrepiento profundamente, porque extraño con locura estar aquí platicando con ustedes. Que se me quede la lección engrapada en la frente: HAZLE TIEMPO A AQUELLO QUE AMAS HACER. Mi trabajo quizás me de para vivir, pero no me da para sentirme feliz. Para eso tengo la lectura y no hay otra forma en que la disfruta más que discutiendo de libros con ustedes.

La vida de adulto responsable es más fuerte que yo. Y el primer paso para superar un problema es aceptarlo. Nunca he sido una persona que se distinga por el estereotipo de formalidad (ya saben, señoras de traje sastre, propias al hablar y con toda su vida bajo control), pero creo que si comienzo a ser esa persona que el mundo espera que sea, yo misma voy a desaparecer. La Reina verdadera se ahogaría en menos de cinco minutos si la obligan a hacer algo que no es. La Reina verdadera debe seguir con sus libros, con sus amigos virtuales, con sus risas, sus críticas estúpidas, su amor a la música y su adicción al café. La vida de adulto responsable no debe ser más fuerte que yo. Porque, vamos, ¿quién dicta lo que es un adulto responsable y no?

Yo espero que nunca se topen con estas encrucijadas que te hacen replantearte todo lo que haz hecho en la vida y sentirte mal por no tener planes concretos para el futuro. Es horrible, muchachos. Mientras mi periodo de locura y depresión pasa, regresaré a Libros entre mundos en tanto ustedes me lo permitan. ¿Que si la vida de adulto responsable me vuelve a ganar? Pues ya tengo listos mis guantes de box para darle duro a los golpes y no dejar que me venza de nuevo.

Al inicio del año, bien me puse como propósito "NUNCA OLVIDAR LA RAZÓN POR LA QUE HACES ESTO". Pues bien, no olvidaré que comencé esto por amor a la lectura, por amor a escribir, por amor a los libros y por amor a ustedes. Ánimo, que la vida sigue (seamos adultos responsables o no).


6 comentarios:

  1. Hola! Me encantó la entrada :D Es cierto que muchas veces no tenemos tiempo para nada, pero sí que encontramos unos minutos para lo que nos gusta
    Me encantó la parte en la que dices que el trabajo basta para manterte, pero no para hacerte feliz; no sucede a todos (ya sea trabajo, estudio o cualquier cosa). Y tienes razón, tenemos que encontrar lo que nos haga feliz y aferrarnos a ello (comparto gustos contigo: libros, lectura y escritura)
    Ahora que lo leo, creo que yo también me propondré nunca olvidar por qué hago lo que hago; muy buen propósito :D
    Besos, nos leemos :3

    ResponderEliminar
  2. Hola Reina, tu post me llamó mucho la atención y me siento ciertamente identificada con muchas de las cosas que escribiste, a veces para vivir tenemos que hacer cosas que no nos hacen feliz y tarde o temprano el vaso se llena y estallamos.
    En este momento estoy estudiando y mi mamá me ayuda económicamente, muchas veces me pregunto si lo que hago me hace feliz de verdad, estoy estudiando para en un futuro enseñar historia y no estoy muy segura de si eso es lo que quiero para mi vida, hay veces en las que lo disfruto mucho pero otras en donde leer, escribir en mi blog o hablar sobre libros en internet me llena un poquito más y la verdad es que si pudiera vivir de mi blog lo haría, pero lamentablemente no se puede y hay que salir a buscarse la vida de otra forma.
    También está el tema de los trabajos socialmente aceptables. Hay mucha gente ahí fuera que todo el tiempo te presiona para que hagas algo con tu vida y eso te lleva a confundirte más y más, mi consejo sería el que vos decís, no olvides el porqué de lo que haces, si esto te hace feliz seguí adelante, porque no hay mejor recompensa en la vida que saber que haces lo que te hace feliz... Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Reina,
    Me encantó tu entrada porque dices muchas cosas con las que me siento identificada. Como tú comencé el proyecto del blog por mi amor a la lectura y a compartir mi opinión y cositas así, pero de repente el trabajo se ha comido todo mi tiempo y cuando llego a casa estoy tan cansada que el blog se ha resentido bastante.
    Me tomo tu filosofía por consejo :)
    Y, por cierto... ¡me encantó el dibujo que ilustra tu entrada! Es precioso y un retrato de la vida misma xDDD
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Que identificada me siento con esta reseña. Y siempre me ha parecido una lástima que leer no pague las cuentas. Me propondría como "tester" de libros o algo así. =)
    Pero ni modo. Así nos tocó vivir y no nos queda más que equilibrar nuestra vida en torno a lo que debemos hacer y a lo que queremos hacer.
    Y si aquí es tu casa también, pues no debes dejarla.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Es preciosa la entrada :) Yo no puedo entenderte del todo porque aún no soy adulta ni tengo trabajo (sólo muchos exámenes y poco tiempo) pero tengo miedo de ello porque sé que yo también me ahogaría... Así que espero que encuentres el punto medio que tan maravilloso te parece :)

    Un beso! ^^

    ResponderEliminar
  6. La vida de adulto a veces apesta, por eso nos damos nuestra escapada hacia nuestro pais de las maravillas. Besos, tu puedes

    ResponderEliminar

Hola, querido unicornio viajero entre mundos.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz