octubre 19, 2014

Vida de blogureo: nadie me enseñó cómo hacer esto


Hace más de un año tuve la brillante idea de abrir este espacio. ¿Qué si imaginé en lo que se convertiría después? Definitivamente no. Estoy setenta por ciento segura de que a nadie aquí nos enseñaron cómo ser blogueros. ¿O es que acaso hay una clase en la escuela que me salté? Si es así, por favor avísenme para pedir que me devuelvan mi dinero.

Como ya platicábamos la vez anterior, esto de ser blogueros no es tarea sencilla. Al igual que muchos otros oficios y actividades, se requiere de ciertos aprendizajes y conocimientos para hacer bien el trabajo. Aunque tampoco existe una receta o fórmula mágica secreta para crear al bloguero perfecto.
¿El bloguero perfecto? Nah.

Mi entorno más cercano está lleno de blogueros literarios, aquellos que compartimos el placer de la lectura, no encontramos dónde regordearnos en la "vida real" y  creamos una "vida virtual" donde platicamos sobre libros. Si bien es cierto, a veces nos enfrascamos tanto en aquello que nos es inmediaato que olvidamos que no solos los únicos hablando de lo mismo en estas plataformas tecnológicas. El noble arte de bloguear (yo blogueo, tu blogueas, él bloguea, nosotros blogueamos, ustedes bloguean) nació por allá a mediados de los noventa. Ayer, básicamente. Y aunque las nuevas generaciones (me atrevo a incluirme) parezca que nacieran con un chip integrado para manipular cualquier avance tecnológico, a través de los años los blogueros hemos tenido que aprender un montón de cosas para mantenernos actualizados.

Corría el año de 2007 cuando a una versión adolescente e inexperta de Reina se le ocurrió abrir un blog. No pregunten por qué, que no tengo ni idea. No pregunten sobre qué era, que necesito mantener una reputación. Como ven, no soy nueva por estos lares. En lo que sí soy nueva es en mantener (a veces a duras penas) un proyecto como este por más de cuatro meses.

Aquella primera vez (y algunas que le siguieron), mis conocimientos sobre cómo construir un blog se vieron limitadas a aquellas configuraciones clásicas que ofrecía el Blogger de antaño (peores que las actuales). Pura cosa sencilla. Todo cambió con mis clases en la universidad (la primera vez, hace unos cinco años), cuando descubrí que no tenía que conformarme con aquello que me daba esta plataforma de manera predeterminada, que podía cambiar la plantilla con unos cuantos códigos y hacer los diseños que yo quisiera con programas de edición. ¡Oh, revelación! Aunque eso sí, que descubriera esto es una cosa, pero ponerlo en práctica y lograr que el blog se vea como quiero es otra diferente. Una que requiere años de práctica antes de completar (cosa que aún no hago, por cierto).

Pero vayamos un año atrás, cuando pensé que abrir un blog para hablar sobre libros sería la onda. Lo es, no me malentiendan, pero como dicen por ahí, con un nuevo poder vienen nuevas responsabilidades.

Tener un espacio en la web convierte cada día en una batalla incesante con TODOS los otros sitios allá afuera. No solo hay que ponerle un toque personal y único, sino que debes buscar formas de agradarle a tus lectores porque, ¿qué caso tiene hacer esto si no hay ni un alma leyendo esto en lo que pones todo tu empeño? Sí, se hace por amor al arte, pero todos queremos platicar, queremos comentarios, queremos compartir, vamos, que no hicimos estos espacios para gritarle a la nada mientras el mundo pasa a nuestro alrededor (aunque podría ponerse en duda). El "competir" con "los otros" nos obliga a aprender nuevas cosas que mantengan nuestro rinconcito cibernético a la vanguardia. Hay que aprender códigos HTML, CSS, diseño web, diseño de imágenes, diseño de videos, tener una buena redacción, ortografía y gramática... un montón de cosas. ¿Que si creo que tengo todo eso? En parte, sí. No tengo todas esas habilidades desarrolladas al cien por ciento, pero se le hace la lucha. Cada día descubro cosas nuevas, formas diferentes de hacer las cosas y lograr construir, poco a poco, el blog que yo quiero (a que nueva a comercial de Barbie "Sé lo que quieras ser"). Hence the tutorials.

Recientemente (en mis años de estudio en la universidad, la segunda vez) aprendí que un bloguero también debe aprender a dirigirse a su público y encontrar distintas maneras de darles a conocer sus creaciones. Porque no se trata de escribir y ya, hay que compartir ese contenido para que otros los vean. Y sí, eso también requiere de más aprendizaje; cómo utilizar las redes sociales con un modelo de negocios, SEO, cómo utilizar los hashtags, reconocer a tu público meta, crear contenido interesante para atraer a más personas a tu blog, etc.

Todo parece sencillo, pero, como dije, ponerlo en práctica es otro asunto. Un bloguero aprende sin querer aprender, domina sin querer dominar. Está en su naturaleza ser curioso y siempre buscar innovación. Por eso el aprendizaje es constante y nunca se termina.

Y sí, nadie me enseñó a hacer esto, pero todo lo que he aprendido (para bien y para mal), lo he aprendido yo solita y lo valoro más. Quizá algún día (de aquí a que se acabe el mundo) logre tener el diseño de mi blog como siempre lo soñé y más personas gusten de leerme. Quizás. Ahora, momento de confesión, si son blogueros, ¿qué es lo que les hubiera gustado aprender antes de abrir un blog?

10 comentarios:

  1. aiiss no es nada fácil eeh xd yo creo que cada uno tiene sus truquitos ^^
    <3

    ResponderEliminar
  2. Muy buen resumen de lo que significa estar en la blogósfera. Sí, hay distintos niveles de aprendizaje, creo que yo estoy todavía en la parte de aprender más sobre códigos para mejorar la plantilla y no quedarme con lo predeterminado, jaja. Espero aprender más, lo de SEO me parece todo un misterio (es decir, he leído sobre eso, pero no sé exactamente cómo hacerlo). Voy a pasarme por tus tutoriales. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Reina!
    Yo creé mi blog mayormente para expresarme y compartir, porque soy grandiosa y exhaustivamente tímida de aquí a la luna. Odio conocer gente nueva, y tener cualquier contacto físico con cualquier otro ser humano que respire. Y el blog me ayuda en eso, porque me dirijo a muchísimas personas en este mundo web que es el internet, y no me siento exhaustivamente tímida como en otros casos. Creo que eso es lo mejor de todo: puedo ser quien quiero ser. Y eso incluye poder hablar de lo que quiera.

    Pero también, como dices, no hay una clase para aprender a bloguear. No hay una clase para aprender a simpatizar con todos y encontrar un equilibrio de gustos. Y creo que eso es lo que más me hubiera gustado aprender antes de abrir el blog.

    Me encantan estas entradas Reina. ¡Síguelas!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Me hubiera gustado saber de códigos html y css T_T son un dolor constante en mi cabeza, pero amo este mundo bloguero, igual empece por ahí del 2008 pero no tenía idea de lo que iba a hacer o en que me iba a terminar convirtiendo, además de que me voy y regreso así que no me quejo. Sí, creo que como blogueros nos volvemos más quisquillosos con los detalles.

    Por cierto amo tu blog, a mi me encanta el diseño :3 aparte del contenido.

    ResponderEliminar
  5. Yo llevo escribiendo en blogs y journals desde el 2003, y me sigo sintiendo novata xD

    ResponderEliminar
  6. Yo no había tenido blogs y como que todo lo hice muy planeado pues sabía que sería difícil y aún ahora que es prácticamente nuevo ¡casi va a cumplir un mes! es un deber diría yo tratar de ofrecer algo de buena calidad. Nunca creí que tomaría tanto tiempo estar totalmente de acuerdo con una reseña para poder sentir que diste todo y como bien dices, estamos en un momento donde es importante tanto lo que ofreces como de qué forma lo ofreces. Es como un trabajo donde el pago es la interacción lector-escritor y la finalidad es compartir.

    ¡Un beso, Reina! :)

    ResponderEliminar
  7. A cuatro años, aun ando dando pasos de ciego... aunque tengo el conocimiento aproximado de muchas cosas :3 amé esta entrada

    ResponderEliminar
  8. Jjajajajaja me encantó al entrada, la verdad es que es fácil ser bloguera... quiero decir, a mí em encanta y no se me hace pesado, pero siempre hay rachas de preza o de "no hay nada que decir" y muchas complicaciones para que te encante tublog, en resumidas cuentas lo que trato de decir es que puede ser lo difícil que tu quieras, porque gente que no invierte tiempo en mantener bonito el blog y de una calidad alta los hay...

    Un beso! ^^

    ResponderEliminar
  9. si, suena fácil pero no lo es, todos tenemos algo en lo que batallamos, ya sea en html, en la redacción o simplemente en mantener actualizado el blog. Pero al final de cuentas es algo que te deja mucha satisfacción

    ResponderEliminar
  10. Es tooooodo un lío, como dicen por ahí "lo ven a uno y creen que es fácil" jajaja. Yo fue de esas que creo su blog por allá del 2006 y siguen por ahí escondidos en el ciber espacio por que penita mil que hoy en día alguien vea mis primeros intentos como blogger jajaja. Yo creo que todos empezamos y seguimos aquí por puro amor al arte, y como dices hay miles de cosas que tenemos que aprender día con día, pero cuando haces algo que realmente te gusta, no te importa chutarte un montón de tutoriales, y hasta bailas de felicidad cuando algo por fin te sale como querías. Yo creo que el secreto esta en hacerlo con mucho amor y a ti se te da muy bien eso.

    ResponderEliminar

Hola, querido unicornio viajero entre mundos.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz