octubre 03, 2014

Vida de bloguero: las entradas que se niegan a ser escritas


Casi dos semanas que no hay entrada nueva. Asumo completa responsabilidad y me declaro culpable.
De vez en cuando, las nociones que tenemos de sentido común sobre lo que significa e implica ser un bloguero, no pasan de "es un trabajo fácil" y "cualquiera lo puedo hacer". Cuando realmente entramos a este ancho mundo blogueril internetiano (?) nos damos cuenta de otra realidad. Ser bloguero no es lo que parece ni es tan fácil como lo pintan. ¿Cualquiera lo puede hacer? Quizás es sencillo comenzar, pero no cualquiera se mantiene.

Casi me atrevo a decir que ser bloguero es un arte. Un arte que requiere de muchas competencias que nos ayudan a tener un espacio más atractivo y a hacer que la gente nos lea. Hasta hoy, puedo presumir entre mis conocidos de saber lo básico de lenguaje HTML y CSS, de cómo funcionan las redes sociales para posicionar mensajes y algunas nociones de diseño. Trabajo sencillo no ha sido. Es un autoaprendizaje constante.

Pero, ¿qué pasa cuando se tienen todas esas competencias pero nuestro cerebro se niega a ayudarnos a escribir? Ah, porque el bloguero fue creado en un caldero de bruja después de agregar y batir a fuego lento dos cucharadas de iniciativa, un tarro de creatividad, una taza y media de ganas de aprender, tres cuartos de taza de buena ortografía, gramática e ilación de ideas, y una pizca de locura. El problema es que a veces nos quedamos sin reservas de uno de esos ingredientes y sentimos que se nos acaba el mundo. Literalmente.

Aquí está mi confesión: llevo una semana atorada por una entrada que se niega a ser escrita. Nada. No fluye. No sé si la culpable es ella o soy yo. Cada vez que la abro para intentar perderme en las palabras y mis ideas, esta pequeña rebelde utiliza sus poderes mágicos y me llena de flojeritis aguda. E incluso puede que no sea flojera, sino un bloqueo mental a falta de ganas de escribir (que no me lo creo, pues esta entrada ha salido bastante fluida de mis dedos) o la dificultad que implica hablar sobre algo que no te gusta (la entrada que me tiene atorada es la reseña de la película de El dador de recuerdos). Casi dos semanas intentando escribir mis ideas y topándome con pared cada vez. Porque tampoco creo que me falte hilar ideas, pues tengo claro lo que quiero decir, lo que me gustó, lo que no, lo que quiero remarcar... PERO. ¿No les ha pasado?

Estoy en un estado mental de frustración pues si hay algo que no tolero de mí misma es un bloqueo que me impida seguir adelante. Yo amo dedicarle tiempo a este blog, pensar las entradas que les voy a compartir, platicar con ustedes en los comentarios y redes sociales, quebrarme la cabeza al escribir cada párrafo, pues sé que ustedes lo valoran y estoy dispuesta a ofrecerles el 110% de mi esfuerzo. Este espacio se ha vuelto parte importante de mi vida, ustedes allá afuera leyendo esto se han vuelto parte importante de mi vida. Comencé este proyecto por razones personales, pero son ustedes, queridos lectores, quienes me han mantenido aquí. Ustedes con sus comentarios, sus visitas, sus discusiones, sus regalos, sus risas. Un bloguero no es nada sin sus lectores.

Al estar aquí atorada con esa dichosa entrada, siento que me pierdo a mí misma y los defraudo a ustedes. He luchado por mantener en pie este blog y lo seguiré haciendo. Pero dos semanas han sido demasiado. Claro, puedo poner mil pretextos para estar tan desconcentrada y perdida, pero no hay "pero" que valga. Si se quiere hacer las cosas, se hacen. Yo quiero seguir compartiendo Libros entre mundos con ustedes, y así lo haré. Este hiatus de casi dos semanas enteras ha llegado a su fin. ¿No hay inspiración? Borrón y cuenta nueva. Si se cierra una puerta, hay que derribar el muro completo.

Esta es la entrada de hoy: así soy y así me presento a ustedes. Soy una chica imperfecta con demasiados bloqueos creativos, pero quien luchará por merecer tener este rincón con ustedes. Ya la inspiración que llegue cuando deba llegar.
Y hoy, en el tablón de anuncios:

Octubre promete ser un excelente mes y haré que cada día cuente. Esa reseña quedará pendiente hasta que me pueda enfrentar a ella de nueva con la certeza de que le ganaré el round. Mientras, aprovecharé para darle rienda suelta a un par de ideas que me rondan la cabeza desde hace tiempo (como esta entrada, Vida de un bloguero, donde les daré a conocer un poco más de mí y la vida que llevo detrás del teclado).

En asuntos más mundanos, he cambiado de firma y estoy haciendo ligeras modificaciones al diseño del blog. (Que no me decido por nada y lo cambio cada mes, ya ven.) Y, por otro lado, ya había comentado que aquí no publicaré novedades (de nuevas publicaciones ni adaptaciones), pero pueden revisar la página de Facebook y ahí encontrarán todas las noticias (y una que otra tontería).

Y pues nada, gracias por mantenerse siempre aquí y aguantarme con mis locuras y bloqueos. Los adoro, chicos.


22 comentarios:

  1. No sabes como te entiendo, ser bloguero no es nada fácil Yo estoy en situación similar (pero no dos semanas, 4 días) con la reseña de Leal, Veronica Roth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ánimo con esa reseña! Que ahora que lo dices... también la tengo pendiente.

      Eliminar
  2. Lo más útil para estas ocasiones es dejar un tiempo e intentar escribir otra cosa. Alguna reseña de algún libro que hayas leído o hasta alguna entrada.

    Yo llevo poco tiempo en esto de blogger, pero ya he descubierto mi técnica (seguramente todos tienen una): intento tener un buen "stock" de reseñas escritas, para cuando no tengo inspiración o me paso unos días sin leer, siempre tener alguna reseña a mano para mantener el ritmo.

    Espero que recuperes esa inspiración :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aquí entra otro de mis problemas: cuando me estanco con una entrada, me es casi imposible hacer una distinta porque en el fondo de mi cabeza se queda un gusano diciendo "¡cómo puedes hacer otra cosa, mientras todavía tienes la entrada pasada pendiente!". Pero efectivamente, a veces lo mejor es alejarnos un poco y volver con la mente más despejada.
      Me ha encantado tu técnica, igual y la pruebo para quitarme un poco de estrés.
      ¡Gracias, un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Buenas! Entiendo lo que quieres decir, da pereza y a veces no tienes nada que decir. Yo lo que hago es ponerme a escribir lo que se me ocurra y luego borraré lo que no me guste xDD Aunque si no tengo ganas de hablar de algo lo dejo un tiempo y me pongo con el tiempo justo >.< Estoy intentando arreglar eso ¿vale? *respira* Bueno, nunca escribas obligada, por mucha pereza que sienta yo a veces me encanta escribir cuando me pongo sobre cualquier cosa x) No lo considero para nada una obligación o un trabajo, y aún me sorprende que haya gente que lea mis opiniones, la verdad xDD

    ¡Seguro que se te pasa! Y si te se encasqueta mucho pasa y escribe sobre otra cosa ^^ Un beso guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sí tienes algo que decir, pero no fluyen las palabras. Jaja, tu técnica me parece excelente. Primero te sueltas a escribir y luego editas, igual y lo pruebo.
      El escribir por obligación va contra mis principios morales. Creo que no tiene caso hacer NADA por obligación, porque así las cosas no salen como queremos y nos sentimos peor. Al final, si seguimos haciendo esto es porque nos gusta y no es un trabajo por el que nos paguen.
      ¡Gracias por los consejos, un abrazo!

      Eliminar
  4. Yo es que tengo ataques de ideas y las escribo luego o al mismo momento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo debo empezar a hacer eso, porque me llegan las ideas pero paso por alto mi mala memoria o estado de ánimo y se pierden en un agujero negro. :X

      Eliminar
  5. Hola! todos hemos pasado por ese bloqueo mental alguna vez, así que es normal. Yo suelo dejar a un lado las entradas que se niegan a ser escritas y si algún día me llega la inspiración, pues a escribir, sino, pues nada, forzar algo es lo peor, porque al final te amargas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Tengo un problema extra, pues no me gusta aplazar nada. Si me llega el bloqueo no me dejo escribir otra cosa. :/ Tendré que trabajar en eso, porque tienes toda la razón.
      ¡Saludos, linda!

      Eliminar
  6. Ay Reina, tantas veces te he leído y siento que entraste en mi cerebro y sacaste mis pensamientos para desarrollarlos y escribirlos. Es muy difícil ser bloggero y exactamente como dices, e problema no es empezar si no mantenerse. Inestables como a vida misma, creo que no hay palabra que me defina mejor y eso se ve reflejado en las entradas, en el blog, en la lucha interna por publicar o no publicar.
    Los que lo vivimos nos entendemos, y estamos ahí y seguiremos estando ahí ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Gime, qué bella.
      Son batallas constantes; con uno mismo, con otros, pero lo importante está siempre en eso: mantenerse y seguir adelante.
      ¡Te mando un abrazo enorme, linda!

      Eliminar
  7. Nunca pensé que ser bloguer fuera fácil, pero más que nada pensaba que la parte difícil era encontrar a alguien que estuviera interesado en leerte. Pero con respecto a lo que mencionas sobre escribir las entradas, te comprendo completamente. A mi me gusta escribir fanfics o alguna que otra historia de mi invención como simple pasatiempo, y sin duda nunca falta ese odioso momento en que llega el bloqueo mental ¬¬

    Pero me alegra mucho saber de ti. Se me hacía raro que no actualizaras tu blog en tanto tiempo.

    Que estes bien ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser bloguero es difícil por donde se le mire, aunque vamos, agarrándole la maña todo se puede. :) Prometo no volver ausentarme así, extrañé demasiado andar acá, pero mi cerebro ganó esa partida.
      ¡Un abrazo, bella!

      Eliminar
  8. *Se pone de pie y aplaude* Me encanta como escribes, leerte es como platicar con una amiga de toda la vida que supiera perfectamente todo lo que pasa por mi cabeza. Gracias :) Justamente tengo eso desde hace ya bastante y hasta ahorita no ha pasado ni un día en el cual no me sienta mal porque mis días no terminan de fluir. Tengo muchos borradores pero todos a medias porque nada más no puedo terminar de proyectar una idea completa :/ Y cuando no fluye nada, te desanimas... bastante. En fin, no me pondré a llorar penas en tu linda entrada; solamente quería decirte que muchas gracias, me ha gustado muchísimo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *se sonroja toda todita* Ay, linda, no sabes lo feliz que me hace leerte a ti.
      A veces los bloqueos nos entran por etapas y las frustraciones pueden más que nosotros. De ahí viene el sentirnos tan desanimados, como dices. ¡Ánimo en todo lo que hagas! Ya al menos sabemos que no estamos solas en esto y te mandaré toda mi buena vibra desde el otro lado del país.
      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  9. Hola, dios mío no sabes como te entiendo y como me enfado cuándo dicen que ser bloguero es fácil y que lo haría cualquiera, sí JÁ, ya me gustaría a mí verlos a ellos cuándo como bien dices las cosas no fluyen y por más que lo intentamos nada de nada.

    Me ha encantado esta entrada.

    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ser bloguero es fácil... si no eres bloguero, jajaja.

      Eliminar
  10. Tal vez deberías de intentar borrar la entrada por completo y volver a escribir, a veces funciona borrar todo y comenzar de nuevo. De entrada, redactar no es fácil, el que te lo diga miente porque es todo un proceso seleccionar las palabras correctas para dar a entender lo que realmente quieres expresar. También te entiendo, desde que empece a hacer reseñas en goodreads que es prácticamente de unos meses para acá, no puedo leer otro libro hasta que no plasme el que acabo de terminar, es como una espinita, así que lo entiendo y no te preocupes Reina, a mi me gusta leer tus opiniones porque son justas y muchas veces coincidimos, así que aquí nos tendrás.

    Muchos ánimos y amor :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena aterrador. :O Supongo que puedo probarlo y después te digo cómo me fue, jaja. Nada de esto es fácil. A veces se cree que solo hay que sentarse frente al teclado y soltar las palabras tan fluidas como si fueran agua, pero hay quienes preferimos mantener un estándar de calidad y no escribimos por escribir. Y sí, tenemos la misma espinita, jaja.
      ¡Mucho ánimo y éxito con tus reseñas, Ale! ¡Gracias y un abrazo enormísimo!

      Eliminar
  11. A mí si que me ha pasado lo que comentas. Más de una vez me he sentado frente al teclado, con las ideas claras y no me ha salido absolutamente nada, o simplemente ha sido un asco el resultado. La inspiración es algo complejo, que viene y que va y es algo con lo que tenemos que luchar los bloggeros si queremos mantener nuestros espacios a flote. Espero que las musas te visiten y te ayuden a terminar con esa reseña.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Coincido con lo que dices, no creo que tener un blog sea sencillo, hace un par de años que abrí el mío y recuerdo bien el diseño burdo y algo rústico que tenía, la verdad es que no era nada llamativo. Ahora se ve distinto, pero sí que requiere esfuerzo, investigación y aprendizaje. Ahora, si hablamos de mantenerlo es otro punto, yo dejé abandonado mi espacio literario por más de un año, y retomarlo es como empezar de cero, y ahora siento que hasta las reseñas me cuesta más trabajo realizarlas, el saber qué decir y cómo expresar una opinión requiere de tiempo, las entradas no pueden hacerse en un minuto, pero eventualmente las ideas fluyen. ¡Espero ansiosa esa entrada que no se deja publicar! Ya se dejará :) ¡Saludos!
    P. D. Te invito a un sorteo que organizo en mi blog, si tienes tiempo y decides pasarte quizá puedas encontrar algo de tu agrado.

    ResponderEliminar

Hola, querido unicornio viajero entre mundos.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz