mayo 14, 2014

I sold my bed, but not my stereo (Capital Cities en concierto)

He pensado seriamente en instaurar de manera formal una sección para las crónicas de conciertos que les traiga, pero como no voy a tantos, ni caso tiene. Mejor se las sigo trayendo así, sin compromisos y nada más por compartir.

Me gustaron mucho los comentarios que recibí la vez anterior donde me dijeron que les había gustado porque también esa era una forma de conocernos mejor. ¡Pues no teman, mis adorados! Pueden estar seguros de que cuando se me presente la oportunidad, seguiré compartiendo un poco de mi día a día con ustedes. Aunque sin exagerar porque sé que a otro tanto no le gusta la idea. Sin más, les comparto el primer concierto que ofreció Capital Cities en Guadalajara.

Fue el martes 13 de mayo cuando Capital Cities se presentó. Al principio no creí que podría conseguir el dinero para comprar los boletos, pero justo el día del concierto de Imagine Dragons, una amiga me dijo que podía conseguirme uno a mitad de precio. Cuando se presentan oportunidades así en la vida, imposible decir que no. Y así comenzó la espera.

La primera vez que escuché de Capital Cities fue por allá de octubre de 2013 por alguna razón extraña que no recuerdo en este momento. Cuando Darren Criss (ya saben mi eterno amor por este hombre) apareció en uno de sus videos, mi gusto por Capital Cities renació. Es una de esas bandas de las que conseguí el disco de inmediato pero que iTunes se niega a reproducir seguido. ¿No les ha pasado?

Es curioso como a veces asumimos cosas basadas en ligeras impresiones que tenemos de algo. Por ejemplo, creí que nadie conocía al grupo. Eso basado en que jamás había escuchado a alguien de mi círculo cercano de amigos hablar sobre ellos. ERROR. Esa misma suposición me llevó a creer que habría pocas personas en el concierto, eso y que en la página de Facebook del recinto donde fue el concierto seguía ofreciendo la venta de boletos. Cuál va siendo mi sorpresa al descubrir que hubo lleno total y sold out. Suerte que tuve al llegar relativamente temprano y quedar en segunda fila casi a la mitad del escenario.

El concierto estuvo increíble. La energía que trae la banda me hizo creer que se tomaron una caja de Red Bull cada uno para aguantar el concierto completo. Nunca dejaron de bailar, cantar ni tocar. Imparables. El ritmo que tiene Capital Cities es el ideal para un crear un ambiente tranquilo, relajado y perfecto para bailar. Hasta nos montaron unos pasos a medio concierto. (Imaginen a la masa de gente intentando dar pasos de costado y dar vueltas. Algo peligroso si quedas hasta adelante, créanme.) Con un cover de Stayin' Alive de los Bee Gees pusieron a bailar hasta a los papás que iban acompañando a sus hijos. Y lo digo porque justo frente a mí había un señor que no se prendía mucho con las canciones, pero en cuanto tocaron esa bailó como nadie.

Ya habíamos platicado un poco sobre las nuevas experiencias que vivimos en los conciertos gracias a las nuevas tecnologías. Ahora no pude darme cuenta si sucedió lo mismo que en el concierto pasado al que asistí o no porque estuve en segunda fila, pero sí les puedo platicar sobre un elemento importantísimo para tomar en cuenta en un concierto o cualquier evento al que vayan: RESPETO. Quizás a veces olvidamos que no somos los únicos que hemos pagado por ver a un artista en vivo y muy egoístamente actuamos como si estuviéramos teniendo un concierto en el patio trasero de nuestra casa. Hay que reconocer que hay más personas a nuestro alrededor y que hay cosas que pueden incomodar a otros. No vas a ir a un concierto a montártele en la espalda a quien tenga el infortunio de quedar frente a ti, brincar de forma desesperada, lanzarle los brazos a la cara y además tener el cinismo de voltear con tu acompañante y decirle "Mira, estoy haciendo areóbics". No porque me haya sucedido en este concierto, no sé de qué me hablan. Está bien y entiendo que todos tenemos maneras distintas de disfrutar de un concierto, de bailar, de gritar, de cantar, pero no hay que olvidar que hay más personas a nuestro alrededor. A la chica que se la pasó pegándole en la cabeza a mi amiga: tú muy mal.

Con todo y los golpes, definitivamente fue un concierto increíble que disfruté de principio a fin. Del concierto de Imagine Dragons no pude conseguir muchas fotos, pero ahora aproveché que estuve cerca del escenario para sacar más. Aquí les comparto las mejores. :) (Se ven mejor y más grandes si le dan clic para verlas.)
¿Encontraron el factor en común? Sí, la mayoría fueron arruinadas por las manos traviesas de los de enfrente. Ya antes de irme, les comparto también un video para que escuchen un poco cómo estuvo el concierto.

0 patronus conjurados:

Publicar un comentario

Hola, querido unicornio viajero entre mundos.
Este es un espacio para la libre expresión, nunca temas expresar lo que piensas. Una regla: aquí se prohibe el spam. :)
¡Felices lecturas y gracias por dejarme tu opinión!

 
Libros entre mundos. Design by Marloz